TagLine Aquí




Busca tu Guía aqui

Redes Sociales







Guía: ¿Qué es un fertilizante?

Documento sin título

¿Qué es un fertilizante?

Objetivo: mostrar de manera sencilla que es un fertilizante, los tipos y sus características generales.

Los fertilizantes o abonos son sustancias de origen animal, mineral, vegetal o sintético, que contienen gran cantidad de nutrientes y se utilizan para enriquecer y mejorar características físicas, químicas y biológicas del suelo o sustrato; así las plantas se desarrollarán mejor. Podemos diferenciar tres tipos de fertilizantes:

Químicos, orgánicos e inorgánicos.

Fertilizantes químicos:

Son nutrientes elaborados por el hombre que por lo general tienen un origen mineral, animal, vegetal o sintético. Los cuales se pueden clasificar en:

Fertilizante químico-inorgánico:

Son elementos que tienen un origen mineral—extraídos de la tierra, como el nitrato—o químico. Generalmente los de este tipo son de acción rápida y estimulan el crecimiento y vigor de las plantas cuando se aplican sobre la superficie. De forma general, las plantas necesitan 16 elementos nutritivos: Carbono, Hidrógeno y Oxígeno los cuales puede obtener del ambiente. Los otros 13 elementos pueden clasificarse en macronutrientes y micronutrientes (oligoelementos).

    • Macronutrientes: los principales son el Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K). Los secundarios son: Calcio (Ca), Azufre (S) y Magnesio (Mg).
    • Micronutrientes u oligoelementos: Boro (B), Cloro (Cl), Cobre (Cu), Hierro (Fe), Manganeso (Mn), Molibdeno (Mo) y Zinc (Zn).
 

Son compuestos como las fitohormonas (auxinas y giberelinas), ácidos húmicos o fúlvicos (que se originan en el suelo, composta; lombricomposta) y aminoácidos (proviene del colágeno de origen animal o de algas) que pueden complementar los fertilizantes químico-inorgánico para producir un cultivo más sano.

 

Biofertilizantes:

Es una sustancia que contiene microorganismos vivos, los cuales, cuando se aplican a superficies de plantas o suelos, colonizan la rizosfera (la raíz) o el interior de la planta, y promueven el crecimiento al incrementar el suministro o la disponibilidad de nutrientes primarios a la planta huésped.

 

Fertilizantes orgánico, natural, verde o abono:

Pueden ser de origen mineral, vegetal, animal o mixto. Se forman a partir de procesos naturales en los que la mano del hombre no interviene o interviene muy poco. Un ejemplo de esto son los abonos a partir de estiércol de varios animales, yeso agrícola, residuos de cosecha, la lombricomposta o la composta. La mayoría son de acción lenta, pues proporcionan nitrógeno orgánico que debe ser transformado en inorgánico por las bacterias del suelo antes de ser absorbido por las raíces, la rapidez de acción dependerá del terreno y condiciones adecuadas de temperatura y humedad.

 

Fertilizantes Inorgánicos.

Se pueden utilizar como compuestos que aportan nutrientes y complementan el material orgánico. Ejemplos de estos materiales son los fosfatos naturales, las rocas silíceas, el cloruro de potasio, la dolomita, la magnesita, el sulfato de magnesio (Kieserita), Sulfato de calcio (yeso agrícola), Carbonato de calcio, Patentkali (sulfato doble de potasio y magnesio), Sulfato de potasio, Sal potásica en bruto, Epsonita, Calizas dolomíticas, Magnesita, Rocas silíceas, desechos de desfosforación (Escoria Thomas), Fosfato natural blando (roca fosfórica), Fosfato aluminio cálcico, Azufre elemental, carbón mineral, entre otros.

Algunos ejemplos de fertilizantes inorgánicos son:

Harina de Roca Materias Minerales

Micronutrientes

(Oligoelementos)

Las rocas y minerales naturales se muelen y pulverizan muy finamente, ya que cuanto menor es el tamaño de molido, más rápida es su acción y menores las cantidades a aportar.

Los abonos minerales se pueden clasificar según su elemento dominante. Existen materias ricas en: sílice, fósforo, potasio, magnesio, calcio o azufre entre otros.

Éstos están presentes en distintos tipos de rocas en cantidades diferentes. Por lo general se encuentran Boro, Cobalto, Cobre, Hierro, Manganeso, Molibdeno y Zinc.

Fertilizantes Orgánicos

Son de origen animal y vegetal de los que las plantas pueden obtener importantes cantidades de nutrientes y se conocen sus beneficios desde la antigüedad. Entre los abonos orgánicos se incluyen.

Algunos ejemplos de fertlizantes orgánicos son:

 
De origen animal De origen vegetal

Otros

El estiércol fue y es actualmente el más utilizado. Tiene origen en animales de crianza o corral como vacas, borregos, aves, etc.

Otros ejemplos son la haria de sangre y la harina de hueso.

Proviene de desechos o residuos de materia vegetal, cáscaras, restos de cultivo, etc. que se preparan o componen de forma específica para brindar nutrientes asimilables al suelo. Por ejemplo la composta o abono orgánico.

Fertilizantes que son tienen origen en distintos procesos como la fermentación o la descomposición a través de organismos vivos; por ejemplo el Bocashi (materia orgánica fermentada) o el Humus (obtenido a partir de la lombricomposta)

Esperamos que ésta guía te haya sido de utilidad.
 
 
  Quizás también te interese...  
 
  Correctores y acondicionadores de suelo y agua.  
  Tipos de fertilizante y su aplicación.  
  Fertilizantes para Hidroponía.  
  Fertilizantes foliares.