TagLine Aquí






Busca tu Guía aqui

Redes Sociales







Guía:Tipos de fertilizante y su aplicación.

Documento sin título

Tipos de Fertilizantes.
 

Objetivo:Mostrar de manera sencilla en qué presentación pueden encontrarse los fertilizantes y su modo de aplicación.

La forma en que los fertilizantes vienen, determina a menudo las condiciones de utilización y la eficacia del mismo. Los fertilizantes se presentan en estado sólido o líquido.

Los sólidos pueden presentarse en polvo, granulados, macro-granulados, pastillas y bastones.

 
  Polvo: El grado de finura puede variar dependiendo del tipo de fertilizante. Es usado tanto en la hidroponía como en el cultivo tradicional y puede aplicarse directamente (como polvo) o diluirse en agua (como solución nutritiva).
 
  Granulados: Su forma (en partículas de 1 a 4 mm.) permite una dosificación más precisa, libera los nutrientes de forma gradual y ayuda a que el manejo sea más cómo y que la distribución sobre el terreno sea más uniforme; ya sea aplicándolo manualmente o con equipo.
 
  Macro-granulados: constituidos por grandes gránulos, de 1-3 centímetros de diámetro e incluso mayores, de liberación progresiva de los elementos nutritivos.
 
  Pastillas: fertilizantes completos, nutritivamente balanceados. Hay de dos tipos: para plantas de flor y de hoja.
 
  Bastones (son unas especies de " clavos" de fertilizante concentrado, que deben introducirse en el suelo.), cristalinos (que facilitan la manipulación y distribución.) y en tacos.
 

Los líquidos.

Alcanzan un gran rendimiento y uniformidad en la aplicación en el terreno. Pueden ser aplicados directamente o disueltos en agua. Tienen efecto inmediato por que las plantas lo absorben fácilmente. Se pueden aplicar al cultivo antes o después de la siembra y tienen su origen en materiales químicos u orgánicos.

 
 
  • Suspensiones o mezclas: que es una mezcla heterogénea formada por un sólido en polvo y/o pequeñas partículas no solubles (fase dispersa) que se dispersan en un medio líquido (fase dispersante o dispersora). Como cuando preparamos soluciones a base de minerales poco solubles, o preparados orgánicos.
  • Soluciones: contienen uno o más elementos nutritivos disueltos en agua de manera homogénea, que tienen un origen química, natural o combinado.
Propiedades químicas de los fertilizantes.

Las principales propiedades químicas que poseen los fertilizantes son las siguientes:

 

-Solubilidad: en agua (Nitrógeno (N), Potasio (K)) o en otros compuestos.

-Reacción del fertilizante en el suelo o sustrato: ácida o básica, en función del efecto que tenga el fertilizante sobre el pH del suelo.

-Higroscopicidad: es la propiedad de un fertilizante de absorber humedad del ambiente.

Muchas veces los compuestos metálicos son difíciles de asimilar para las plantas, los iones metálicos son minerales muy importantes y sus deficiencias resultan en color amarillento de las hojas, crecimiento retardado y cultivos de baja calidad.
 

Los quelatos.

Podemos definir un quelato como un compuesto químico en el que una molécula orgánica rodea y se enlaza por varios puntos a un ion metálico a manera de protección.

 

Los quelatos son estables y por su estructura compleja se encuentran disponibles para que las plantas los asimilen sin que sean degradados por factores externos o ambientales como la hidrolisis o la precipitación.

Gracias a que tienen mayor estabilidad, se usan en la agricultura, así como en la hidroponía como micronutrientes. Todo con la finalidad de suministrar a las plantas Hierro, Manganeso, Zinc y Cobre.

 

Existen tres formas de aplicar un fertilizantes: Al suelo (radicular), al follaje (foliar) y al agua de riego (fertirriego).

 

Aplicación al suelo o radicular .

Consiste en aplicar el fertilizante de manera directa o diluida en agua, en la base de la planta o en el sustrato, para que los nutrientes se encuentren presentes lo más cercano a sus raíces y éste pueda ser aprovechado por la planta. Esta fertilización permite que las plantas capten los nutrientes en forma adecuada con un suelo firme y un drenaje adecuado, para que se aproveche durante un período de tiempo más prolongado, pero si un suelo es muy suelto, el agua de riego escurrirá rápidamente y no podrá ser aprovechada por las raíces.

Si se utilizan productos ecológicos no existe posibilidad de sobre fertilizar y dañar la planta, pero si se usan productos químicos hay que tener especial cuidado en la dosis para no quemar sus raíces.

Una mala aplicación puede llegar a matar a la planta. Generalmente se aconseja no fertilizar en forma radicular una planta que fue recientemente trasplantada. Se deben esperar como mínimo unos 30 días.

La aplicación de fertilizantes al suelo comprende dos aspectos: la forma y el momento de aplicación.

  Localizadas: se aplica a una zona limitada del suelo o sustrato (en la hidroponía) que será interceptada por las raíces, se coloca incorporado (dentro del suelo o sustrato) o superficialmente (por encima del sustrato). En el suelo se coloca amanera de bandas o granulado
  No Localizadas (al voleo): la aplicación del fertilizante es en toda el área que va a ocupar el cultivo. Se esparce sobre el sustrato en las bolsas de cultivo. En el suelo se coloca incorporado (arado, disquera, rastras) o como superficie o cobertura

Momento de aplicación

Se realiza según necesidades del cultivo y las reacciones del fertilizante con el suelo: antes de la siembra, durante la siembra o posterior a la siembra.

 

Aplicación foliar

Es la nutrición a través de las hojas, se utiliza como un complemento a la fertilización al suelo. Bajo este sistema de nutrición la hoja juega un papel importante en el aprovechamiento de los nutrientes. Consiste en aplicar el fertilizante en forma de lluvia a las hojas de la planta. La gran ventaja de esta fertilización está en el tiempo que se demoran los nutrientes en estar disponibles para la planta, ya que al entrar el producto en contacto con las hojas se absorbe de forma inmediata y los resultados pueden observarse en menos tiempo.

Los factores que influyen en la fertilización foliar pueden clasificarse en tres grupos:

 

-Factores que corresponden a la planta: Se analiza la función de la cutícula, los estomas y ectodesmos en la absorción de los nutrientes.

-Factores ambientales: la temperatura, luz, humedad relativa y hora de aplicación.

-Formulación del fertilizante foliar: se analiza el pH de la solución, surfactantes y adherentes, presencia de substancias activadoras, concentración de nutrientes en la solución, etc.

 

-Actualmente se sabe que la fertilización foliar puede contribuir en la calidad y en el incremento de los rendimientos de las cosechas, y que muchos problemas de fertilización al suelo se pueden resolvera través de ella. La hoja tiene una función específica de ser la fábrica de los carbohidratos, pero por sus características anatómicas presenta condiciones que permiten la absorción de los nutrientes.

 

La fertirrigación

Es una técnica de aplicación de abonos disueltos en el agua de riego a los cultivos.

El objetivo principal de la fertirrigación es el aprovechamiento del flujo de agua del sistema de riego para transportar los elementos nutritivos que necesita la planta hasta el lugar donde se desarrollan las raíces, con lo cual se optimiza el uso del agua, los nutrientes y la energía, y se reducen las contaminaciones si se maneja adecuadamente.

Esperamos que ésta guía te haya sido de utilidad.
 

 
  Quizás también te interese...  
 
  Correctores y acondicionadores de suelo y agua.  
  ¿Qué es un fertilizante?  
  Fertilizantes para Hidroponía.  
  Fertilizantes foliares.