TagLine Aquí






Busca tu Guía aqui

Redes Sociales







Guía: Métodos y técnicas de control fitosanitario 2

Untitled Document

 

Métodos y técnicas de control fitosanitario- segunda parte:

Control y eliminación.

Objetivo: Informar sobre métodos y técnicas de control fitosanitario para obtener plantas sanas y flores y frutos de calidad.

Como ya lo hemos mencionado antes, el control fitosanitario se define como los métodos y técnicas para la prevención, control y eliminación o curación de las enfermedades de las plantas, procurando la estabilidad y bienestar de tu cultivo o agroecosistema

 

Las diferentes prácticas de fitosanidad las podemos agrupar en: métodos Preventivos y  de control y eliminación.

 

Control Mecánico.

Abarca las técnicas más simples de la lucha en contra de las plagas, consisten en la eliminación directa de insectos y órganos infectados de las plantas, así como evitar que estos alcancen tu cultivo colocando barreras y trampas:

 

A)Trampas: Estas incluyen la utilización de atrayentes y cebos, para capturar o eliminar algún organismo.

-Trampas adhesivas o pegajosas. Están hechas por lo general de plástico o cartón, son de colores brillantes como el azul o el amarillo, estas pueden ser impregnadas de aceite o grasa transparente para que el insecto se pegue al pararse, también existen en el mercado productos que facilitan el control con mayor duración de tiempo a las inclemencias del clima (sol y lluvia).

-Trampas de agua. Pueden ser de diferentes formas, y estar hechas de diversos materiales, pero el principio es el mismo. Se coloca un sebo, que puede ser una luz o algún material de un color brillante como el amarillo, sobre un recipiente amplio poco profundo con agua, de tal manera que el sebo quede justo en el centro del recipiente con el líquido, el cual por lo general contiene algún tipo de insecticida. Los insectos son atraídos por la luz o el sebo y caen en el agua.

-Trampas de luz. Funcionan mejor durante la noche, se utiliza por lo general luz blanca o luz negra, la forma de eliminar a los insectos es por medio de corriente eléctrica, pero también pueden estar impregnadas por alguno de sus lados de sustancias pegajosas o insecticidas.

Una de las experiencias más exitosa para la atracción y posterior eliminación de plagas, ha sido con feromonas atrayentes, es una alternativa confiable, segura y de bajo costo para la mayoría de productores y puede ser empleada como herramienta para un manejo integrado de diferentes plagas, principalmente de lepidópteros (orugas) en hortalizas.

Las principales ventajas del empleo de feromonas y atrayentes son:

1.- No afectan el ambiente.

2.- Las dosis son muy bajas.

3.- Las feromonas no perjudican la salud.

4.- Fácil empleo

5.- No crean resistencia

6.- Tienen un bajo costo

7.- Son componentes aceptados en programas MIP y orgánicos.

Otra alternativa es la colocación de plantas trampa alrededor de tu cultivo, las cuales no solo atraen a los insectos plaga sino que a sus respectivos depredadores, además te permitirán actuar ante de que lleguen a tu cultivo. En estas plantas te será mas fácil la eliminación de las plagas, y la utilización de diversos métodos.

 

B) Eliminación de plantas y órganos enfermos: Con esto evitaremos tener focos de infección dentro del cultivo, para lograr esto, una vez localizada la infección en tu cultivo, con mucho cuidado poda la parte enferma o separa las plantas enfermas, para su posterior eliminación

 

C) Colocacion de barreras: Uno de los objetivos de cultivar en invernadero, además de tener un mayor control sobre las condiciones climáticas, es evitar la entrada de plagas a nuestro cultivo.

Para eso, en las paredes de nuestra instalación o invernadero, podemos colocar malla anti-afidos las cuales dejan pasar las corrientes de aire dentro de nuestra instalación pero evitan la entrada de insectos perjudiciales a nuestros cultivos, estas pueden incluir repelentes, inhibidores de alimentación y sustancias diversas con efectos similares.

Si nuestro cultivo es a cielo abierto, una manera de colocar una barrera es sembrando plantas trampa y atrayentes alrededor de nuestro cultivo, de esta manera podremos mantener a raya a ciertos insectos plaga.

 

Control Biológico

Es un método de control de plagas, enfermedades y malezas que consiste en utilizar organismos vivos con objeto de controlar las poblaciones de otro organismo.

El control biológico tiene características propias que lo distinguen de otras formas de control de plagas, particularmente del control químico:

1. El control biológico tiende a ser permanente en algunos aspectos, aunque con fluctuaciones propias de las interacciones entre parasitoides y hospederos, y los efectos de las variaciones físicas del medioambiente.

2. Los efectos represivos del control biológico son relativamente lentos en contraste con la acción inmediata de los insecticidas en algunos casos.

3. La acción del control biológico no solo es local sino que también puede ejercerse sobre grandes áreas, de acuerdo a las condiciones climáticas y biológicas predominantes.

 

A) Control biológico entomológico:  Se define como una actividad en la que se manipulan una serie de enemigos naturales, también llamados depredadores, con el objetivo de reducir o incluso llegar a combatir por completo a parásitos que afecten a una plantación determinada.

En los años más recientes, se han incrementado los casos exitosos y en muchos lugares desarrollan insectos benéficos. Dentro de los más conocidos están las catarinitas (Familia Coccinelidae), las crisopas (Chrysoperla spp), la trichogramma y una gran cantidad de avispitas braconidas, diferentes familias de chinches piratas (Orious spp), Nabis spp., etc. (Loya et al., 2003).

Hay que considerar algunos puntos en la utilización de enemigos naturales en la plantación:

1. Se debe identificar correctamente la plaga que afecta al cultivo (posición taxonómica, .ciclo de vida, capacidad de reproducción, hospederos alternativos, etc.).

2. Se debe realizar una búsqueda bibliográfica intensiva y exhaustiva acerca de de los enemigos naturales reportados y de los potenciales de acuerdo a la posición taxonómica de la plaga.

3. En el caso de que el enemigo natural potencial se encuentres presente en la localidad se debe estimar de la población habitante.

4. Estimación de la población del enemigo natural.

5. En caso de existir disponibilidad comercial se deben establecer las necesidades para la correcta y oportuna distribución de los enemigos naturales.

Una vez producida una plaga en la cosecha, se introduce el enemigo natural para que impida el desarrollo de la población del parásito y no produzca elevados daños.

Los resultados del control biológico a veces no son tan rápidos como se esperan, ya que los enemigos naturales atacan a unos tipos específicos de insecto, contrario a los insecticidas que matan una amplia gama de insectos.

Los enemigos naturales deben ser almacenados apropiadamente cuando no se van a utilizar inmediatamente después de su adquisición. Generalmente deben ser colocados en bajas temperaturas para interrumpir el ciclo biológico. Dependiendo de las condiciones meteorológicas así se va a ver influenciada la acción de estos enemigos naturales.

Después de su liberación si la temperatura es alta durante el medio del día su actividad es más eficaz llegando a despejar la zona de parásitos donde han sido liberados, pero si la temperatura tiende a subir más de la adecuada pueden incluso llegar a morir, para regular la temperatura puedes utilizar mallas sombra.

Por ello, se debe tener mucho en cuenta las condiciones climáticas a la hora de liberar estos enemigos naturales. Unas condiciones óptimas se ven influenciadas por la incidencia de luz, dependiendo de esta los enemigos naturales serán más o menos activos.

 

B) Formulaciones microbiológicas: Son productos permitidos por los programas de certificación de formulaciones a base de microorganismos que pueden ser utilizadas en producción orgánica, en el caso de hortalizas, los productos de mayor uso son insecticidas a base de distintas cepas de bacterias como Bacillus thuringiensis.

Sin embargo, no se debe pensar que los productos a base de microorganismos están permitidos por su origen biológico; es más bien es hasta comprobar que los microorganismos de los que se parte no han sido manipulados genéticamente o sufrido algún tipo de mutación por radiación.

 

C) Control biológico botánico: El uso de las plantas como agente de control o eliminación de plagas y enfermedades agrícolas es una práctica ancestral, ampliamente utilizada en diversas culturas y regiones.

Existen distintos métodos para usarlas, puedes utilizar únicamente una parte de la planta como las hojas, flores o ramas, amanera de infusión, extracto, tés o purines. Otra manera es el empleo de la planta viva, al colocarla dentro, alrededor o fuera de tu cultivo, para repeler, atraer insectos benéficos, o como barrera natural en contra de organismos que afecten tu cultivo.

El empleo de sustancias provenientes de las plantas en la agricultura es una alternativa natural y rentable que permite producir alimentos de buena calidad, con un beneficio para el medio ambiente y la salud de los productores y consumidores, ya que el producto no es un elemento tóxico. Esta opción combina y aprovecha aquellas ventajas que brindan las plantas, a través de sus ingredientes activos con comprobada acción insecticida o fungicida.

   
 

Para conocer nuestros insecticidas orgánicos haz click aquí.

   

El ajo, Allium sativum, controla plagas de ácaros, babosas, minadores, chupadores, barrenadores, masticadores, áfidos, pulgones, bacterias, hongos y nematodos. Se puede utilizar en forma de extracto, purines y maceración, tenemos que tener en cuenta que los ajos si son silvestres o ecológicos, tendrán mayores principios activos.

El cempaxúchitl y la caléndula tienen un cierto efecto repelente contra los nematodos, se puede utilizar en infusiones o té.

La canela, la cola de caballo o cascaras de naranja, tienen su efecto contra moscas, pulgones, bacterias y hongos. A manera de infusión, tés o purines.

Así como estos, se encuentran varios ejemplos en la literatura sobre las plantas y su acción insecticida y curativa en los cultivos.

   
 

Para saber como elaborar un repelente orgánico haz click aquí.

   

 

Por otra parte la utilización de la planta viva, sembrada en distintas partes de tu cultivo tendrá excelentes beneficio. Al sembrarlas dentro de tu cultivo busca plantas afines a este, como el caso de la albaca que aparte de repeler moscas y mosquitos que pueden dañar tu cultivo; mejora el crecimiento y el sabor de los jitomates.

De igual manera la caléndula ahuyenta al escarabajo del esparrago al gusano del tomate entre otras plagas y puede sembrarse en todo el cultivo.

El mastuerzo o capuchina ahuyenta a los pulgones a la chinche de la calabaza, al escarabajo rayador y mejora el crecimiento y el sabor del rábano, la col y las cucurbitáceas.

   
 

Para conocer las semillas de plantas aromáticas haz click aquí.

   

Al sembrar toronjil en los alrededores creas una atmosfera benéfica que atrae a las abejas, las cuales pueden ayudarte a polinizar tu cultivo.

El ajenjo al colocarlo fuera de tu cultivo a manera de barrera aleja la entrada de animales.

Por otro lado el cempaxúchitl, al sembrarlo alrededor de tu cultivo repele nematodos y atrae insectos benéficos para combatir plangas.

De la misma manera puedes sembrar ortiga alrededor de tu cultivo, la cual contribuye a crear una mayor resistencia a las enfermedades en tus plantas.

 

Control Químico

El Control Químico de las plagas es la represión de sus poblaciones o la prevención de su desarrollo mediante el uso de substancias químicas.

No incluye el uso de compuestos que atraen, repelen, inhiben la alimentación, o producen la esterilización de los insectos.

El éxito del control químico dependerá de:

1.- Que producto se utiliza

2.- La forma en que se aplica

3.- El momento en que se aplica el producto

Será necesario monitorear las plantaciones por lo menos tres veces por semana, con el propósito de identificar a tiempo plagas o enfermedades.

Con los monitoreos lograremos también, utilizar el plaguicida específico y las dosificaciones adecuadas para un mejor control.

Para realizar una aplicación, hay que tomar en cuenta la intensidad de daño y fase de desarrollo de la plaga o enfermedad, por ejemplo si se tienen 100 pulgones no se aplicara la misma cantidad de insecticida que si tuvieran 100,000.

-Es necesario hacer uso de adherentes, penetrantes o surfactantes para mejorar la calidad de la aplicación.

-Otro factor importante que puede influir en la calidad de una aplicación, es conocer el pH del agua que se utiliza para fumigar (usar reguladores de pH).

-Es importante que la persona que fumiga, use adecuadamente el equipo básico de protección con el propósito de evitar intoxicaciones y daños permanentes a la salud.

-Después de cada aplicación es necesario lavar muy bien el equipo de fumigación; con esto evitaremos el daño a empaques y otros accesorios del equipo.

-La calibración o la estimación del volumen de agua que se aplica es un factor importante en el control químico, así como el uso adecuado de boquillas.

 

Preparados orgánicos: Desde tiempos muy antiguos se ha practicado la medicina botánica y se han descubierto plantas que actúan contra las plagas. Algunas plantas reconocidas por su poder insecticida se encuentran la Physostigma venenosum (Leguminoseae) y Chrysanthemum cinerariaefolium (Compositae).

Precursoras de los famosos plaguicidas carbamatos y piretroides respectivamente, de estos últimos están hechos algunos de los insecticidas comerciales más vendidos.

Todos los método antes mencionados basan su eficiencia en la aplicación preventiva, con esto nos referimos a realizar monitoreos, cada una de estos métodos debe de ser conjugado excepto el control químico el cual solo se aplica para eliminar una plaga que es difícil controlar

Espero que te haya sido de utilidad esta guía.

Consulta también...
Instructivo para elaborar un repelente orgánico