TagLine Aquí

Guía: para cultivar con el Paquete de Hidroponía Casera

Guía para cultivar utilizando el paquete completo para


hidroponía casera.

 

 

Objetivo: Mostrar de manera sencilla como cultivar utilizando el paquete completo para hidropónia casera.

 

 

 

El término Hidroponía como tal fue acuñado 1929, por William F. Gericke, profesor de la Universidad de California, “Hidroponía” significa "agua que trabaja".


Nosotros vamos a cultivar sobre sustrato, el cual consiste en producir en medios que anclen la raíz y den sostén a la planta manteniendo la humedad, drenaje, aireación y facilitando la adsorción de nutrientes. Bajo esta técnica hidropónica podemos cultivar cualquier variedad de plantas, desde plantas aromáticas y flores, hasta frutos cómo jitomate, la sandía y el melón, además es la única técnica hidropónica con la que vamos a poder cultivar plantas de desarrollo semi-subterráneo o subterráneo cómo la zanahoria, el rábano, la papa, el ajo, cebolla, etc. solo necesitas elegir un sustrato adecuado.

 

 

 

 

 

   
 

Para conocer nuestras semillas agrícolas haz click aquí.

   

 

El sustrato es un medio sólido e inerte, que protege y da soporte a la planta para el desarrollo de la raíz, existen distintos tipos entre estos se encuentran la grava, arenas, piedra pómez, aserrines, arcillas expansivas, carbones, cascarilla de arroz, etc., En los cuales se les añade una fórmula nutritiva disuelta en agua (solución nutritiva) que contiene todos los elementos esenciales necesarios para el crecimiento y desarrollo de la planta.

 

 

   
 

Para conocer nuestras sustratos haz click aquí.

   

 

 

 

 

 

El Paquete está dirigido a las personas que empiezan a conocer y cultivar con la técnica hidropónica, por cuestiones de autoconsumo y aprendizaje en un mínimo de espacio para su instalación.

Nuestro Paquete Completo para Hidroponía Casera Incluye:

 

 

 

 

 

Preparación y siembra


Para comenzar debemos lavarnos las manos y utilizar ropa apropiada y limpia. Además el lugar de trabajo debe de estar limpio, desinfectado, lejos de corrientes de aire y con poca luz.
Debes decidir si vas a sembrar las 30 plantas o menos, para saber cuántos bloques del semillero ocuparas, con mucho cuidado parte semillero de foamy con los bloques a ocupar y de manera que puedan caber en un contenedor que retenga líquido.

 

 

 

 

El contenedor donde puedes colocar tu semillero puede ser una bandeja, en una charola de cocina o en algún otro recipiente el cual nos ayudara a contener el agua y evitar que nuestro semillero se seque.

 

 

 

Nuestras semillas ya vienen listas para sembrar, Por lo que solo colocaras entre una (para las más grandes) y dos (para las más pequeñas) en cada orificio de tu semillero de foamy.

 

   
 

Recuerda colocar una etiqueta, banderilla o cualquier material que te ayude a identificar que sembraste y cuando lo hiciste.

   

 

Agrega agua al semillero de foamy hasta que notes que su color se oscurece un poco. Verifica que quede totalmente húmedo y procura que continúe así para lograr que tus semillas germinen correctamente.

 

 

 

 

 

 

Germinación


Tus semillas empezarán a germinar entre 1 a 7 días y algunas hasta 10 días, este tiempo puede variar dependiendo del clima y el manejo.

 

 


Una vez que tus plantulitas han salido por completo, lo primero que veras serán dos estructuras similares a hojas llamadas “cotiledones”.

 

 


Desde ese momento deberás colocar tu semillero en un lugar donde reciba más luz, de preferencia la luz de la mañana o de la tarde.

 

 

 

Si las vas a colocar al aire libre, puedes colocar una malla sombra del 30% o algo para protegerlas del sol directo del medio día o en las horas de más intensidad solar.
Después de unos días saldrá el primer par de hojas verdaderas, es cuando puedes empezar a colocarles solución nutritiva, primero colocaras 1/3 de la concentración recomendada y poco a poco aumentaras la dosis.

 

 

 

 

 

Trasplante.


Cuando tu plantita tenga 3 pares de hojas o mida 10 centímetros como en el caso del Chile Jalapeño, Jitomate, Albahaca y de Romanesco deberás trasplantarlas.

 

 


En el caso de Lechuga, Arúgula y Acelga será cuando tu plantita tenga 3 o 4 pares de hojas o tengan un diámetro de 10 centímetros.

   
 

Para saber cómo realizar el transplante haz click aquí.

   

 

 

 

 

 

 

Seleccionar y preparar el sustrato.


Como ya hemos mencionado existen distintos tipos de sustrato que puedes ocupar, te recomendamos utilizar como sustrato la mezcla 2, que viene lista para cultivar ya que no requiere de ningún tratamiento previo, para el desarrollo de tus plantas. En el caso de que elijas otro tipo de sustrato recuerda lavarlo y desinfectarlo para evitar posibles infecciones en tu cultivo. Algunos de los sustratos que debes de poner en este tratamiento son: tezontle y grava.

 

   
 

Para saber cómo desinfectar un sustrato haz click aquí.

   

Una vez que tengas seleccionado el sustrato o este desinfectado lo colocaremos en un contenedor (como una cubeta o una tina) donde lo humedeceremos agregando un poco de agua de manera gradual.

 

 

 

 

 

Preparación de bolsas


Ahora agregaremos el sustrato humedecido en las bolsas de cultivo llenándolas aproximadamente a 3/4 de su capacidad. Y doblando los bordes hacia afuera de la bolsa.

 


Después perforaremos las bolsas realizando entre 4 y 8 agujeros de drenaje que pueden colocarse a 2 cm por arriba de la base de la bolsa, por medio de un lápiz o pluma o con unas tijeras o con un cúter, realizando un corte de manera vertical de 2cm.

 

 

 

 

 

Tutorado.


El tutorado se coloca en algunas plantas como el jitomate y el chile.

Sirve para brindarle soporte y facilitar la recolección de los frutos; es decir, funge como una guía para el crecimiento correcto de tu planta. Es importante que la vayas guiando para que se “agarre” al tutor de manera manual.

 

 

Para tutorar/guiar tu planta, puedes usar distintos materiales, como rafia, cuerda o mecate, o inclusive un palo de madera, lo importante es que la planta tenga un agarre correcto para que puedas recolectar fácilmente el fruto.

   
 

Para saber cómo realizar el tutorado haz click aquí.

   

 

 

 

 

 

Poda.


Es una actividad muy importante ya que da fuerza y vigor a tus plantas, mejorando la floración y el desarrollo.

   
 

Para saber más sobre la Poda haz click aquí.

   

 

Rasura (poda) de chupones o axilas

Chupones: Son ramas secundarias que afectan el desarrollo del fruto en tus plantas. Por lo general se presentan en jitomate y chile. Debes eliminarlos cuando están pequeños; se deben de cortar con unas tijeras de podar limpias y desinfectadas o con tu mano, previamente lavada, a manera de pellizco tratando de lastimar el tallo lo menos posible.

 

 

Hojas: Se realiza cada que revises tu cultivo, eliminando solamente las hojas enfermas y viejas. Al eliminar este tipo de hojas, estimulamos a tus plantas para un mejor desarrollo, una buena ventilación y desechar cualquier posible infección. El corte de estas hojas se puede realizar con ayuda de unas tijeras para podar limpias y desinfectadas, cortando la hoja desde la parte más cercana al tallo principal ligeramente inclinado hacia él.

 

 

 

Flores: Se cortaran únicamente las flores viejas, las flores dañadas, o las que empiezan a salir muy temprano después del trasplante. El corte de la flor se realiza de la misma forma que el corte (poda) de las hojas.

 

 

   
 

Para conocer nuestras herramientas agrícolas haz click aquí.

   

 

 

 

 

 

Riego.

Se pueden regar de manera manual colocando en cada bolsa aproximadamente 450 ml de solución, directamente por debajo del tallo de las plantas. De preferencia por las tarde o por la mañana. Estos riegos se realizarán del diario o cada tercer día.

 

 

Asegurarte de que al regarlas, el sustrato quede húmedo, no inundado. El dato de la cantidad es aproximado; por lo que debes ajustarla según lo requieras. Puedes usar una regadera manual para realizar tus riegos.

 

 

 

 

Cosecha.

La cosecha se inicia a partir de los 30-60 días desde el trasplante (dependiendo la variedad, los factores climáticos y el manejo). El corte de los frutos se realiza con tijeras o cuchillo, dejando de 3 a 5 cm del tallo para prolongar la duración del fruto sin dañarse.

 

 

El tamaño del fruto dependerá de la demanda del mercado, ya que si es para consumo fresco, los frutos se cosecharán sólo cuando alcancen la madurez.

Espero que te haya sido de utilidad esta guía.