TagLine Aquí

Guia: Cultivo de Chile Hidropónico

Documento sin título Documento sin título

Cultivo de Chile Hidropónico

 

Proveniente de América, el chile ha tenido una presencia milenaria entre las culturas mesoamericanas. Este fruto no sólo es un condimento extraordinario, sino que también es un alimento de gran valor nutritivo, rico en vitaminas y con un alto nivel de concentración de ácido ascórbico. Los chiles frescos contienen más del doble de vitamina C que el limón y la naranja y casi seis veces más que la toronja; los secos, por su parte, contienen vitamina A en una proporción mayor que las zanahorias, por ejemplo. Los chiles poseen además cantidades significativas, aunque menores, de vitaminas E, B y P y de algunos minerales.

 

 

 

 

 

 

El cultivo de chile se adapta a diferentes tipos de suelo, pero prefiere suelos hondos de 30 a 60 cm de profundidad, de ser posible, franco-arenosos, franco-limosos o franco-arcillosos, con un alto contenido de materia orgánica y que sean bien drenados.

Con riego se puede sembrar todo el año; se debe tener mucho cuidado con las heladas en zonas altas y en climas templados o fríos; efectos de altas temperaturas y época del año (seco o lluvioso).

Lo primero que debes hacer es escoger tus semillas de la variedad que más te agrade.

 

 
 

Siembra

Ahora que ya escogiste tus semillas y sabes cuáles son las condiciones favorables para tu cultivo, deberás realizar la siembra de manera indirecta en un semillero que tenga de preferencia 200 cavidades para tener mayor control sobre la germinación y el crecimiento de nuestras plantas. En esta etapa únicamente las regarás con agua manteniendo tu sustrato húmedo.

Nota: La siembra también se puede hacer en foamy agrícola.

 

 

 
 

Trasplante

El trasplante se realizará una vez que nuestras plántulas midan entre 10 y 20 cm de alto y su tallo sea de 5 a 7 mm de grosor o cuando nuestra plántula tenga su segundo o tercer par de hojas, lo cual es aproximadamente entre los 30 o 50 días después de la siembra.

Ahora que es tiempo de realizar tu trasplante, deberás elegir la técnica hidropónica por la cual deseas cultivar, la más recomendada para la planta de chile es el cultivo sobre sustrato (vermiculita, grava, perlita, tezontle, fibra de coco).

Nota: Al realizar tu trasplante debes aprovechar las horas frescas de la tarde para que la intensidad del sol no dañe a las plántulas y éstas tengan tiempo suficiente para recuperarse del estrés al que fueron sometidas.

 

 

Independientemente de la técnica hidropónica que hayas seleccionado paracultivar el chile te recomendamos que se plante con una distancia de entre 30 y 50 cm entre planta y planta.

 

 
 
 

Riego

Una vez hecho el trasplante, iniciaremos los riegos con la solución nutritiva.

En caso de que hayas decidido cultivar en sustrato, los riegos se recomiendan cada tercer día de forma constante si estamos cultivando en lugares calurosos y debes realizarlos en las horas más frescas de la mañana y de la tarde.

 

Lo puedes realizar manual o con algún equipo para riego; te recomendamos los equipos automatizados de riego si tu cultivo de chile es casero o experimental, por otro lado, si tu cultivo va a ser grande y a un nivel comercial te recomendamos entonces un equipo de riego por goteo localizado.

 

 
 

Tutoreo

Aproximadamente entre 15 y 18 días después del trasplante se hará el tutoreo.

Éste se hace en todas las variedades de chile para ayudar al crecimiento y desarrollo de la planta.

 
 

Eliminación de chupones

Los chupones o axilas son ramificaciones de la planta que compiten por nutrientes y luz; si dejamos que estos crezcan se demerita el crecimiento de toda tu planta y por lo tanto de sus frutos.

Nota: Se denominan chupones a los brotes que salen entre el tallo principal y una rama.

 

 

Aproximadamente a los 5 días después de que hayas colocado tus tutores deberás podar los chupones para controlar el crecimiento de tu planta y aumentar su producción. Elimínalos cuando están pequeños (2 a 5 centímetros), con el fin de no lastimar la planta.

 

 
 

Raleo / poda de hojas

Durante el proceso de desarrollo de la planta se práctica el "raleo" o poda de hojas, aproximadamente a los 30 días después del trasplante. Se eliminan hojas amarillentas, negras o marchitas o que tengan alguna posible infección provocada por hongos, bacterias y/o virus.

 

 

Nota: A una mayor cercanía entre hortalizas, aumenta la probabilidad de queéstas contraigan enfermedades.

 
 
 

Poda de flores.

Se efectuará la poda de 1 o 2 flores por racimo. Estas podas se hacen habitualmente para estimular en la planta un mejor desarrollo y lograr que los frutos alcancen tamaños superiores.

 
 

Cosecha

Ahora sí, ya es tiempo de iniciar tu cosecha (aproximadamente a los 60 o 70 días después del trasplante).

 

 

Para realizar tu cosecha, los chiles deberán presentar las siguientescaracterísticas:

 

•Obtener un buen tamaño.

•La consistencia será firme.

•Su apariencia será lustrosa.

•La coloración será viva.

•Y sus paredes serán gruesas.

 
 

Recuerda que un chile que ya no tiene el nivel de humedad necesaria pierde firmeza, color y termina por pudrirse.

Una vez cortados los chiles se deshidratan rápidamente, para evitar esto los frutos deben estar en refrigeración tan pronto como sea posible.

En su mayoría los chiles frescos pueden ser almacenados de 2 a 3 semanas si se mantienen a una temperatura de 7 a 10ºC con una humedad relativa de entre 85 y 90%. El enfriamiento por debajo de los 4ºC puede causar que los frutos se suavicen y posteriormente se pudran.

Por lo tanto, los frutos con consistencia suave, paredes delgadas y con pérdida del color no son aptos para el comercio, así que es mejor eliminarlos.

 
 

 

 
  Quizás también te interese...  

 

  Guía de control general de plagas y enfermedades  
  Métodos y técnicas de control fitosanitario I.  
  Métodos y técnicas de control fitosanitario II.  
  Insecticidas